shutterstock_1033292395_edited_edited_edited.jpg

RETIRO:
¿POR QUÉ?

QUE SEA YO EL MÉDICO Y EL REMEDIO PARA LOS ENFERMOS,
QUE SEA SU ENFERMERO HASTA QUE SU ENFERMEDAD NO RETORNE.
QUE CON LLUVIAS DE COMIDA Y BEBIDA  PUEDA SOLUCIONAR LAS AFLICCIONES DEL HAMBRE Y LA SED .
QUE ME TRANSFORME EN COMIDA Y BEBIDA EN TIEMPOS DE HAMBRE,
QUE SEA YO UN PROTECTOR PARA LOS DESPROTEGIDOS,
UN GUÍA PARA LOS QUE VIAJAN
UNA BARCA, UN PUENTE, UN VADO
PARA LOS QUE DESEAN LA OTRA ORILLA.
QUE SEA YO UNA LÁMPARA PARA LOS QUE BUSQUEN LUZ,
UNA CAMA PARA LOS QUE NECESITEN DESCANSO,
Y UN SIRVIENTE PARA LOS QUE DESEAN UN SIRVIENTE.
 
MIENTRAS PERMANEZCA EL ESPACIO,
MIENTRAS PERMANEZCAN LOS SERES VIVOS,
HASTA ENTONCES, QUE YO TAMBIÉN PUEDA PERMANECER
PARA DISIPAR EL SUFRIMIENTO DE TODOS LOS SERES.


 

- Shantideva

ASPIRACIÓN

Estos versos expresan el anhelo de servir a otros que constituye la auténtica motivación para entrar en retiro: bodhicitta, o la aspiración de alcanzar la iluminación para poder liberar a todos los seres del sufrimiento y sus causas, lo que también puede ser entendido como el proceso de cultivar y transformar la mente a fin de entender y erradicar las causas del sufrimiento.

No sé si alcanzaré la iluminación en esta vida, pero poseo la convicción total de que dedicarla plenamente a desarrollar equilibrio emocional y claridad mental profundos solo puede ser beneficioso, no sólo para mí misma, sino para otros también.

Teniendo en cuenta la situación actual del planeta, creo que la investigación de la conciencia humana y la realización de su máximo potencial son la clave para ayudarnos a salir del caos en el que nos encontramos (especialmente cuando esta investigación es abordada a través de la colaboración entre la investigación contemplativa y la científica). 

"Cuando escuchamos la palabra tibetana para meditación – gom –  que se traduce como "familiarizarse", nos desconcierta. ¿Qué  es meditación? ¿Con qué  nos hemos  de familiarizar? La respuesta del Buda tiene dos vertientes: tenemos que familiarizarnos totalmente con nuestra mente, sincronizarla con la virtud y la realidad.

¿Y por qué necesitamos hacer eso? Porque ahora mismo, de acuerdo a la perspectiva budista, nuestras mentes están más familiarizadas con lo contrario: aferramiento, ira, envidia y las demás neurosis – sólo tienes que observar el sufrimiento a tu alrededor: en nosotros mismos, en nuestras relaciones, en el mundo. Es estos estados mentales de infelicidad los que nos causan nuestra falta de sintonía con la realidad y la bondad, y los que, a su vez, nos conducen a hacer daño a otros."

- Robina Courtin

ACCIÓN
"Aunque deseamos felicidad,
La destruimos ignorantemente.
Aunque no queremos miseria,
Nos apresuramos a crear sus causas."

-Shantideva
 

Todos deseamos ser felices, pero en nuestra sociedad actual, dominada por el materialismo, tratamos de satisfacer este anhelo tan íntimo y básico buscando en el sitio equivocado, recurriendo a lo material y a lo externo.

El consumismo y la búsqueda de placer hedónico (la adquisición de riqueza, posesiones, poder, fama…), se nos presentan como fuentes de felicidad, cuando solo conducen a la ansiedad, insatisfacción, violencia, codicia y otros estados mentales dañinos… Y eventualmente a nuestra propia destrucción a través de la de nuestro planeta.
A pesar de todos nuestros sofisticados avances tecnológicos, permanecemos en la ignorancia de las causas auténticas y  sostenibles de la felicidad (y la destruimos, como a un enemigo). Esto implica que somos igualmente inconscientes de las verdaderas causas del sufrimiento, y por tanto incapaces de desarrollar soluciones realistas y eficaces para ellas.

Debido a nuestra ignorancia sobre estas cuestiones tan cruciales, no nos es posible identificar y satisfacer nuestras verdaderas necesidades, y nuestro potencial para vivir con mayor armonía y significado continua sin descubrir.

Nuestra atención no sólo está canalizada en la dirección equivocada: es en sí misma deficiente y fragmentada  (en gran parte debido a nuestra absorción crónica en el entretenimiento mediático), lo que contribuye a acrecentar nuestra falta de presencia y a distanciarnos de nuestros corazones y mentes.

​Para encontrar maneras competentes de abordar estos problemas, puede que sea hora de volver la mirada hacia la sabiduría intemporal de las tradiciones místicas y contemplativas. En ellas, el concepto de que la mente es la fuente de nuestra negatividad y sufrimiento es fundamental: el mundo caótico que experimentamos es la expresión  del caos, la confusión y la inestabilidad internas.

Los contemplativos budistas han desarrollado, a lo largo de los siglos, métodos sofisticados para llegar a conocer la mente y la naturaleza de la consciencia, para purificarla, equilibrarla y sanarla.


"En tales tradiciones espirituales, sólo la paz interior auténtica en los corazones de las personas pueden producir paz externa en el mundo, porque si los individuos están plagados por conflictos internos, dudas, miedos e inseguridades, tenderán a proyectarlos externamente sobre otros, culpándolos por sus problemas, sin ni siquiera darse cuenta de que lo que están haciendo. Es por lo tanto necesario que todos nosotros, como individuos, nos "despertemos" y nos volvamos progresivamente conscientes de nuestros propios pensamientos y emociones, y de cómo estos generan ciertos resultados o consecuencias en el mundo, para que cada uno de nosotros se haga responsable por el tipo de mundo que estamos creando -- incluyendo si este mundo es pacífico o no."
- Linda Groff & Paul Smoker
(Espiritualidad, religión, cultura y paz: explorando las cimientos para la paz interna y externa en el siglo XXI).
                                       

De la misma manera que un estudiante de medicina estudia y se forma durante años para poder ayudar a sus futuros pacientes, es necesario que el yogi se retire por determinado tiempo antes de poder ser de ayuda visible en el mundo.

Sabiendo que el cambio positivo en el mundo sólo ocurre a través de la transformación de la propia mente,  los yogis asumen la responsabilidad, y toman la determinación, de lograr tal transformación, de encarnar el cambio radical que desean ver y catalizar en el mundo, para ser capaces de  inspirar y ayudar a otros a alcanzar la misma meta.

Para poder hacer esto, han de renunciar a la vida ordinaria y se recogen en silencio, soledad y simplicidad, lejos de las influencias y distracciones de la vida moderna y materialista, dirigen todo su esfuerzo hacia la práctica de la meditación.

  • A través del uso metódico y riguroso de prácticas contemplativas utilizadas durante miles de años, exploran hasta qué punto es posible cultivar y mantener cualidades mentales específicas, empezando con una atención altamente entrenada y refinada.

  • Sobre cimientos constituidos por la conducta ética, exploran hasta qué medida es posible cultivar y mantener emociones y actitudes beneficiosas y saludables, como la paciencia, la compasión, la ecuanimidad y la generosidad. Investigan las condiciones y métodos que conducen al surgimiento de actitudes y estados mentales virtuosos, y hasta qué medida podemos liberarnos de nuestras aflicciones mentales y del sufrimiento que nos causan, a nosotros  mismos y a los demás, a través de prácticas meditativas específicas.

  • A través de su sencillo estilo de vida,  investigan y demuestran los beneficios de llevar una vida de simplicidad material, para uno mismo y el medioambiente.

 
Sus hallazgos, a través la exploración directa de la mente y la consciencia, les permiten examinar críticamente hipótesis no investigadas y dogmas sobre cuestiones esenciales para nuestro bienestar (la naturaleza de la mente humana y de la consciencia; la naturaleza de la auténtica felicidad y sus causas, así cómo del sufrimiento y sus verdaderas causas), y    contribuir a establecer los cimientos para la la re-imaginación de nuestra sociedad, de nuestro estilo de vida, e incluso del significado de nuestra existencia, que creo son imprescindibles en aras de cultivar la armonía y la paz que son cruciales para la prosperidad del planeta.
 
En palabras de mi lama,

“Este no es un camino de escapismo, sino de inmersión en una manera más auténtica de ser y actuar en el mundo, para poder convertirnos en agentes de sanación.
No nos retiramos del servicio externo, nos comprometemos al más profundo servicio interno.”

- B. Alan Wallace

"Puedes pasar una eternidad buscando amor y verdad, inteligencia y buena voluntad en otra parte, implorando a Dios y al hombre -- todo en vano. Has de empezar por ti mismo -- esta es la ley inexorable. No puedes cambiar la imagen sin cambiar la cara. Primero toma conciencia de que tu mundo sólo es un reflejo de ti mismo, y deja de encontrar defectos en el reflejo. Hazte cargo de ti mismo, enmiéndate -- mental y emocionalmente. Lo físico seguirá automáticamente. Hablas tanto de reformas: económica, social, política. Deja las reformas en paz y ocúpate del reformador ¿Qué clase de mundo puede crear un hombre estúpido, codicioso y desalmado?"
- Nisargadatta Maharaj